En el articulo de hoy, vamos a preparar una Raspberry, para poder instalar pequeñas aplicaciones en ella. Así podremos sacarle partido por su pequeño consumo energético y su gran potencial.

Para ello nos hemos decidido por un sistema base Raspbian, ya que es uno de los más utilizados y que más soporte tiene de la comunidad.

Para seguir paso a paso este lab, necesitamos:

  • Dispositivo Raspberry Pi. En nuestro caso es una Raspberry Pi 3 B
  • Tarjeta MicroSD y un lector para poder añadirle el sistema
  • Última versión de Raspbian
  • Monitor y teclado, o conexión SSH para administrarlo de forma remota

Para poder configurar la imagen en nuestra Raspberry hemos probado Etcher, una herramienta bastante fácil e intuitiva y que nos ha funcionado a la primera! Por lo que la recomendamos encarecidamente. Si prefieres hacerlo de otra forma, simplemente vamos a cargar la imagen.

Descargamos el software de la web oficial y comenzamos la instalación.

Añadimos la imagen tras seleccionar “Select image”, le configuramos donde tenemos conectada la tarjeta en “Select Target” y sin miedo le damos a “Flash!”

Tarda un ratito, vemos que nos pierde la conexión con el PC y empieza a hacer cositas raras, pero no os preocupéis, es el proceso normal, podemos ver que el porcentaje sigue avanzando.

Una vez que ya la tenemos preparada, insertamos la tarjeta en la Raspberry y conectamos teclado y ratón. Si no dispones de teclado y ratón, es mejor que antes de de desconectarla, te asegures que tienes el SSH activado para poder administrarla.

Nosotros vamos a gestionarlo todo de forma manual, pero saber que desde Raspbian directamente, contamos con una herramienta con la que podemos configurar, la mayoría de aspectos de nuestra Raspberry. Solo debemos ejecutar:

sudo raspi-config

Para los que prefiráis habilitar el SSH debemos crear un fichero SH, y guardarlo en la partición de arranque para que se ejecute cuando se inicie la raspberry:

sudo sh -c "mkdir /tmp/raspbian && \
mount  /dev/mmcblk0p1 /tmp/raspbian && \
touch /tmp/raspbian/ssh && \
umount /dev/mmcblk0p1 && \
rm -rf /tmp/raspbian"

Vamos a ejecutar todos los pasos sin el menú contextual.

Usuario y contraseña por defecto son:

Username: pi

Contraseña: raspberry

Debemos cambiar la contraseña por defecto del usuario para que en caso de publicar nuestra raspberrry, no tengamos el usuario por defecto.

passwd

En nuestro caso, vamos a crear un usuario nuevo y eliminar el de por defecto

sudo adduser username
sudo usermod -aG sudo username
sudo deluser pi

Una vez creado el nuevo usuario, y eliminado el anterior ya podemos configurar internet en nuestra Raspberry, si queremos conectar por wifi debemos escanear las redes disponibles:

sudo iwlist wlan0 scan

Modificamos los archivos de red de Raspbian:

sudo nano /etc/network/interfaces

Pegamos el siguiente codigo personalizado:

# interfaces(5) file used by ifup(8) and ifdown(8)
# Please note that this file is written to be used with dhcpcd
# For static IP, consult /etc/dhcpcd.conf and 'man dhcpcd.conf'
# Include files from /etc/network/interfaces.d:
source-directory /etc/network/interfaces.d
 
auto lo
 
iface lo inet loopback
iface eth inet dhcp

auto wlan0
allow-hotplug wlan0
iface wlan0 inet dhcp
    wpa-ssid "NombreDeLaRedWifi"
    wpa-psk "ContraseñaDeLaRedWifi"

Una vez hemos realizado el cambio reiniciamos la Raspberry (sudo reboot)

Comprobamos que tenemos internet

Ya tenemos internet, y tenemos nuestro usuario cambiado, si no hemos habilitado el SSH de forma manual, porque teníamos acceso con teclado y ratón, es el momento de habilitarlo desde el menú contextual, para ello:

sudo raspi-config

Seleccionamos la opción 5 “Interfacing Options” y luego la 2 para habilitar SSH.

Una vez habilitado, comprobamos que se ejecuta correctamente:

service ssh status

Si nos aparece como enabled, todo está correcto. Por último actualizamos los paquetes y ya tenemos lista nuestra Raspberry para trastear!

sudo apt update